Sotos, Romero y Calle Abajo: Solo música.

Sala Lemon (Madrid). 27.04.13.

El pasado sábado nos acercamos a la madrileña Sala Lemon para disfrutar de una noche de rock en esencia pura. En tiempos donde no es fácil encontrar música en directo sin el complejo filtro de la rentabilidad económica por encima de la calidad artística, el sábado nos reencontramos con el sencillo placer de saborear buena música.

El fuego lo abrieron los chicos de Calle Abajo sobre las 21.00h con su pop-rock fresco. Los madrileños contaron desde el primer momento de su concierto con el apoyo de un buen puñado de seguidores que dieron calor a su actuación.. Durante aproximadamente 40 minutos desglosaron los temas que compodrán su primer disco y que vera la luz próximamente. Disfrutamos durante su actuación de los buenos punteos de guitarra de Felipe Barrio que acompañaron a la perfección a la contundente voz del cantante de la banda, Juan Luis. El momento más especial de su actuación vino con la invitación a compartir escenario con Lydia de Presuntos Implicados para cantar a dúo Las riendas.

El valenciano Romero empezaba su show sobre las 22.00h para demostrar, durante aproximadamente un hora, que su música bebe de las fuentes del rock mas tradicional y que con temas como Hilos enredados su apuesta musical puede hacerse un hueco en el panorama nacional. Tras su experiencia con su banda Piso 16, a principios de 2012 empezó su carrera en solitario y le hemos podido ver compartiendo escenario con conocidos de esta pagina como son Vikxie o Perro Flaco.

A las 23.00h llegaba el momento de Sotos. La clase y la postura del rock clásico es la que la proyecta su cuando se sube al escenario. Arropado por buenos amigos y varias colaboraciones, durante aproximadamente una hora disfrutamos de su buen directo. Pudimos escuchar una versión de Lo que quieras oír de Los Pistones con la colaboración de Juan Luis de Calle Abajo. Mas amigos como Marcelo Chapanier se subieron al escenario para cantar a dúo Ni tu ni yo pero, sin duda, el momento estelar del concierto vino cuando su gran amigo Jaime Urrutia apareció sobre las tablas de la Sala Lemon para cantar mano a mano con Sotos en una preciosa estampa de rock. Nos quedamos con el gran sabor de boca que nos dejaron temas como Horas o Mentiras.

El sábado pudimos volver a disfrutar de esas noches diferentes donde la esencia de la música pasa por encima de la potencia de luz y de sonido. Esa que algunas veces nos distrae de la realidad de la música y que nos es otra que la generación de emociones.

Texto y Foto: Víctor López.

Más antigua AnteriorVolver a crónicasSiguiente Más reciente